:::: MENU ::::

¡Resiste, Haití!

En memoria de todos los haitianos
víctimas del terremoto.
2010 – 02

Vulnerable te despiertas nuevamente
ante los gritos de tu suelo iracundo
que te entrega sin piedad a la muerte
en tu frágil realidad de infortunio.

Apareces cual víctima involuntaria
que se entrega a la justicia del hambriento.
Desde la cárcel de arrebatos naturales
imploras una oración para tus muertos.

El mundo condolido en tu desgracia
asiste a las exequias de tu pueblo
y ofrece, sollozante, una plegaria,
al Señor que te mira desde el cielo.

Como ave de travesías solitarias,
estragada, alzas tu vuelo en la tristeza,
buscando la verdadera democracia
y la ruta hacia el final de la miseria.

Con tus alas destrozadas y apacibles
has quedado promulgando resistencia
ante los buitres que esperan impasibles
a devorarte sin bondad ni clemencia.

Dios te libre del hábil oportunista
que empuñando su nombre se manifiesta
llevando en sus bolsillos tan sólo lástima,
porque lástima al fin y al cabo no cuesta.

¿De qué lenguaje auténtico se precisa
-cuando sabemos el destino que guardas-
para que el universo entero te asista
y dé su mano sin darte las espaldas?

¿A caso no es un deber ineludible
el que tienen los pueblos para contigo,
el penetrar en tus lóbregas entrañas
y aplacar el sufrimiento de tus hijos?

¿A caso no es un deber ineludible
rescatarte del atraso y la miseria,
y desarraigar de tu dieta inhumana
esas degradantes hogazas de tierra?

¡Haití! Levanta aguerrida tu voz al mundo,
que tu realidad cubra toda América.
Camina al encuentro de la dignidad,
que tu sueño ya no sea una quimera.

¡Haití! Patria de suelo indeleble y frágil,
no entregues tu voluntad de levantarte
y camina hacia el encuentro de la gloria
aferrándote al honor como estandarte.

Recuperarás la identidad destruida
por la élite genocida de tu pasado,
porque surgirás de entre escombros y ruinas
para vestirte nuevamente de Estado.

Yo no te oculto mi pesar y mi llanto
por haberte sentenciado en el olvido,
y es que mis versos te piden el descanso
del perdón y me permitas ser tu amigo.

Quizá no sea el Poeta y sus poemas
la disolución de todos tus problemas;
sin embargo, en este verso va una espiga:
¡Que Dios te bendiga, Patria amiga!


So, what do you think ?